Primera mujer soldadora metarlurgica de Lucena: Entrevista con Sandra Beatriz Delgado Bauer

20.11.2007

Entrevista
con Sandra Beatriz Delgado Bauer

Sandra Beatriz Delgado Bauer. Nacida en Buenos Aires (Argentina), 30 años. Lleva casi 6 años en España. Decide emigrar cuando comienza la crisis del llamado “corralito”. Hace tres años que consiguió el permiso de residencia y trabajo por medio de reagrupación familiar y hoy trabaja en una empresa dedicada a la fabricación de aparatos frigoríficos.

I-ESCOSUR: Conseguir trabajo es una necesidad y una prioridad básica en los inmigrantes que cada día llegan a nuestro país. ¿Qué trabajos has desarrollado durante estos 6 años en España?

La mayor parte del tiempo he desarrollado trabajos relacionados con la hostelería, bien en cocina o como camarera.

Ahora te encuentras integrada tanto en el mercado laboral como en la sociedad de Lucena. ¿Cómo lo has conseguido?

Bueno, entro en contacto con la empresa en la que hoy trabajo, por mediación de una amiga que me consiguió una entrevista con el departamento de recursos humanos. Tras pasar una entrevista de selección, me hacen un contrato de prueba por dos meses como peón de cadena de montaje de aparatos frigoríficos.

Dentro de la empresa has ido ascendiendo poco a poco y te has convertido en la primera mujer soldadora metalúrgica de Lucena. Cuéntanos con ha sido. 

Por mi experiencia anterior, como instaladora de montajes de alta tensión, mi jefe se da cuenta de que tengo facilidad para montar la parte eléctrica de los aparatos frigoríficos. A raíz de esto me ofrecen dentro de la empresa la posibilidad de realizar un curso de Técnico Frigorista y acepto realizarlo. En dicho curso aprendo entre otras cosas a soldar tuberías y la soldadura con soplete. Después de terminar el curso consigo firmar un contrato fijo, y asciendo a oficial frigorista, siendo entonces la primera oficial de soldadura frigorista en Lucena.

¿Piensas que hay suficientes recursos formativos en las empresas y fuera de ellas? 

No, al menos no en el sector de la metalúrgica, aunque también hay que tener en cuenta el desinterés de los trabajadores por aprender y participar en cursos de formación relacionados con la proyección laboral.

Tras este rápido ascenso ¿cómo es tu relación con los compañeros?

Al principio a la mayoría les molestó, no sólo por el hecho de ser mujer sino también por ser inmigrante, pero ya se han adaptado y ahora mantengo una relación normal. Son cosas que suelen pasar cada vez que alguien consigue un contrato fijo.

¿Cómo te ves dentro de unos años?

Se ve como jefa de cadena a medio plazo.

Por último, ¿cómo ves el panorama laboral para los inmigrantes en la comarca?

En general parece que esta decayendo la demanda, al menos en relación a cuando yo llegué a España, da la impresión de que hay menos trabajo y para los inmigrantes la situación esta más difícil.

Sergio Cruz, I-ESCOSUR

Este artículo pertenece a la publicación "Europa:Mobil Noviembre 2007 (versión en español)" entnommen.