Zu Recht gescheitert

Zwölf Tage am Stück Arbeiten, davon an vier Tagen bis zu sechzehn Stunden - das sah das Mobility Package für LKW-Fahrer vor. 

Der Kommentar von Cristina Tilling, European Transport Workers‘ Federation    

Foto: © 5m3photos – Fotolia.com

Einstieg in den Arbeitsmarkt

Arthur Skorniakov ist Betriebsrat bei booking.com. Die Belegschaft ist enorm vielfältig. Er erzählt, welche Herausforderungen das birgt.  

Mehr     

Foto: © fotogestoeber - Fotolia.com

Immer mehr Blue Cards

Sie ist das Ticket für den europäischen Arbeitsmarkt: Die Blue Card EU. Knapp sechs Jahre nach der Einführung hat das BAMF erstmals eine Bilanz dieser Aufenthaltserlaubnis vorgelegt. 

Zum Artikel  

Foto: © momius - Fotolia.com

Pflege - ohne Sicherheit für die Beschäftigten?

Die Bundesregierung möchte ausländische Fachkräfte für die Pflege anwerben. Doch die Vorstellungen über die Bedingungen gehen weit auseinander. 

Zum Artikel 

Foto: © sudok1 - Fotolia

Rechtsstaatlich in Zweifel zu ziehen

Auf dem DGB Bundeskongress positionierte sich die Gewerkschaft der Polizei eindeutig gegen die geplanten "Anker"-Zentren .  

Auszüge aus der Rede von Jörg Radek, stellvertretender Vorsitzender der GdP 


Foto: © Siam / Fotolia.com

Nur empfindlich?

Über Alltagsrassismus reden und ihn sichtbar machen, das fordert  Giorgina Kazungu-Haß, MdL (SPD).

Zu ihrem Kommentar im Forum Migration 

Foto: © vege / Fotolia.com

Solidarität

Solidarität - das ist mehr als nur ein Wort. Dominik Bartsch, Direktor UNHCR Deutschland sieht darin den Schlüssel zur Integration.  

Zu seinem Kommentar im Forum Migation   

Foto: © vege - Fotolia.com

Türkei: Gewerkschafter aus Remscheid verhaftet

Der Gewerkschafter und Migrationsberater Adil Demirci aus Remscheid wurde in der Türkei verhaftet. 

Mehr Infos   

Foto: © ChiccoDodiFC - Fotolia.com

Un adelanto que todavía se puede mejorar: Directiva de la UE para el reconocimiento profesional

20.10.2006

Uno de los temas de gran importancia para la movilidad laboral en la Unión Europea es el reconocimiento recíproco de cualificaciones profesionales.

De ahí, actualmente la vista se dirige hacia la Directiva 2005/36/CE de la Comisión de la UE. La Directiva entró en vigor en octubre de 2005, y hasta octubre de 2007 tiene que transformarse en derecho nacional en los Estados miembros. La Directiva sustituye las 15 Directivas aprobadas en el transcurso de 40 años y que hasta ahora regulan el reconocimiento de profesiones. En la conferencia de ministros de Educación y Ciencia en la ciudad de Hattingen, Gerti Becker-Dittrich, del Servicio Central de Educación en el Extranjero, habló sobre este complicado tema, ofreciendo al mismo tiempo una plataforma para una discusión desde el punto de vista de los tres países.

La Directiva se dirige a las denominadas profesiones reglamentadas, es decir: el acceso a la profesión, como también la práctica profesional está ligada a un certificado de cualificación a través de prescripciones jurídicas o administrativas. Estos son, por ejemplo, las profesiones de la salud (médicos y veterinarios), el personal sanitario, maestros en la artesanía de la salud, las profesiones técnicas como por ejemplo arquitectos e ingenieros, las profesiones pedagógicas, las profesiones en la navegación o selvicultura. Para una serie de estas profesiones – como médicos, dentistas y arquitectos – ya existían las llamadas Directivas sectoriales que en esencia fueron adoptadas en la Directiva unificada. Para dichas profesiones, los criterios del contenido, están ligados a los conocimientos y las capacidades que conducen a que las formaciones respectivas se reconozcan automáticamente. Esto afecta l a los independientes e igualmente a los asalariados. Hasta el momento, para otras profesiones reglamentadas tenían validez las Directivas generales, las cuales fueron adoptadas con algunas modificaciones. En la Directiva 2005/36/CE se han creado cinco niveles nuevos de cualificación que describen la formación. El criterio decisivo es la equivalencia funcional: Quien en un Estado contratante con la cualificación allí alcanzada pueda ejercer un oficio, también podrá ejercerlo en otro Estado contratantes. No obstante, en caso de que existieran diferencias significativas en la formación, puede exigirse una cualificación de adaptación de como máximo tres años, o también una prueba de aptitud. Ello es válido, por ejemplo, si en un país determinado, para una profesión es necesario haber realizado estudios universitarios, y en otro no, como en el caso de los educadores y educadoras.

Finalmente, la Directiva prevé las llamadas plataformas, con cuya ayuda las asociaciones profesionales determinan estándares que posibilitan definir los contenidos esenciales de las distintas profesiones. Sin embargo, en este caso pueden surgir dificultades legales, ya que en algunos países, las asociaciones profesionales determinan la formación con responsabilidad exclusiva, y en otros países – como en Alemania – éstas solamente tienen una función consultiva. Por ello, en Alemania esta reglamentación es muy criticada. La opinión unánime de la discusión fue que la Directiva es indudablemente plausible. Pero también existen puntos críticos. Por ejemplo, las cualificaciones certificadas no tienen ninguna importancia, lo que en tiempos del “aprendizaje durante toda la vida” es incomprensible.

Otro punto de crítica es que el reconocimiento automático de profesiones no es aplicado a los nacionales de terceros países, aun si estos han terminado su formación en un país de la UE. Esto es valorado como discriminación. Aunque los afectados tienen la posibilidad de adquirir el reconocimiento a través de un procedimiento nacional, Leo Monz, director de la sección Migración y Cualificación del Instituto Educacional de la Confederación de los Sindicatos Alemanes (DGB), ve aquí una violación del Acuerdo de Asociación Turquía-UE, del Acuerdo de Cooperación y del Acuerdo Europeo con los diferentes Estados terceros. Por regla general, las cualificaciones profesionales obtenidas en la UE deberían reconocerse independientemente de la nacionalidad de los alumnos, a semejanza de los denominados “Bildungsinländer” en Alemania, es decir, los extranjeros miembros de la UE escolarizados en Alemania. Otra de las exigencias es que para los ciudadanos recién llegados de terceros países tiene que existir el derecho a la comprobación de cualificaciones, lo que incluye que también tienen que poder reconocerse partes integrantes de la formación, así como también la posibilidad a realizar una cualificación posterior. La comprobación de solicitudes, auque ya fue reducida de cuatro a tres meses, todavía dura demasiado.

El último punto se refería a la transformación de la Directiva en derecho nacional. La opinión unámine fue que la transformación formal debe ser acompañada de la información y sensibilización de la población, para que se reconozca el valor de la Directiva para la movilidad en Europa, y se aproveche correspondientemente.

Foto Arzt

Este artículo pertenece a la publicación "Europa:Mobil Octubre 2006 (versión en español)" entnommen.